VACUNACION: ¡LA MEJOR PREVENCION!

En el Jardín Maternal Osito Dormilón creemos que es sumamente importante el cuidado de nuestros alumnos. Su hijo/a.

Además de inmunizar a la persona que es vacunada, con la vacunación se puede proteger a la comunidad reduciendo la transmisión del agente infeccioso y al mismo tiempo dar protección a los no vacunados, a través de la llamada inmunidad colectiva.

Cuando una vacuna es introducida en la población, el primer objetivo es la disminución de la incidencia de la enfermedad, alcanzando niveles aceptables de control.

Con la vacunación se puede llegar a la eliminación de la enfermedad, hasta conseguir la erradicación.

Estas acciones se coordinan a través de Programas Nacionales de Inmunización, dentro del marco del calendario de vacunación.

 

  ¿Qué es un calendario de vacunación?

  Es la secuencia cronológica de vacunas que sea administran sistemáticamente en un país o área geográfica y cuyo fin es obtener una inmunización adecuada en la población frente a las enfermedades para las que se dispone de una vacuna eficaz.

El calendario de vacunación debe reunir las siguientes características:

  • Ser eficaz, sencillo, aceptado ampliamente por el equipo de salud y la sociedad,
  • Adaptado a las necesidades de la población, unificado.
  • Actualizado permanentemente sobre la base del desarrollo de nuevas vacunas.

La familia, los padres, los tutores, los cuidadores, la comunidad educativa, comunidad en general, la sociedad toda, con la participación y compromiso, debemos trabajar para logar la meta que permita cumplir el objetivo de controlar, eliminar o erradicar las enfermedades inmunoprevenibles.

Considerar siempre todo contacto del niño con los servicios de salud como una oportunidad para vacunar: control de crecimiento y desarrollo, consulta por enfermedad, visita al área de emergencia/urgencia o alta hospitalaria. También deberíamos aprovechar alguna consulta al pediatra de cabecera para desterrar falsas contraindicaciones de la aplicación de vacunas (resfríos, diarreas leves, cuadros virales, uso de antibióticos, lactancia materna y otras).

Todas las vacunas que el niño necesita en esa consulta deben y pueden ser aplicadas simultáneamente.

La comunicación, la divulgación comunitaria, las campañas de capacitación y concientización para los miembros del equipo de salud, la comunidad educativa, los padres, los tutores  y cuidadores redunda en mejores resultados.

Finalmente, las vacunas son una intervención fundamental de la atención primaria y logran un impacto solo comparable al del agua potable y una adecuada nutrición en la salud de la población.

Continuamos trabajando… juntos podemos lograrlo.

                                                                                             Dr. Antonio Di GIGLIO. Médico Pediatra.

NOTA: siempre consulte con el servicio de salud donde lo hace habitualmente y/o con su pediatra de cabecera.

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *