SALA O MIMOSOS 01

Crecer y aprender jugando con AMOR.

El crecimiento de un hijo constituye un verdadero desafío que debemos afrontar, pues seguramente ira colmado de momentos de felicidad, anécdotas inolvidables y logros que, como padres y educadores, nos enorgullecerán.

La propuesta que hoy nos convoca es el desafío de la adaptación frente al ingreso del niño al jardín de infantes. Adaptación que vivimos todos los que estamos involucrados en esta maravillosa aventura de acompañar una nueva etapa de nuestros hijos.

Confiar y compartir este momento de la vida del niño será gratificante y enriquecedor en la medida que desde hoy formemos un verdadero equipo, con un mismo objetivo –dar lo mejor- desde distintos roles.

Este desafío no es nada fácil, ni para el niño, ni para ustedes, papas, ya que seguramente ira cargado de sentimientos de ambivalencia afectiva y contradicción a la hora de separarse por primera vez de su hijito.

En este proceso de adaptación, todos nuestros esfuerzos deberán centrarse en acompañar, sostener y contener al niño para que pueda superar los temores lógicos de una nueva y desconocida situación.

El niño necesita vernos seguros para sentirse seguros, confiados para poder confiar, abiertos a una comunicación sincera para comunicar sin temor.

Recordemos que todo lo que como adulto sentimos, el niño lo siente como propio.

La angustia lógica del primer desprendimiento de la mama, de la familia se puede manifestar con llanto, berrinches, malestares físicos, indiferencia… todo es esperable y necesita un tiempo, individual y único  en cada niño.

La adaptación será exitosa en la medida en que los adultos transitemos esta etapa aceptando las vicisitudes lógicas y necesarias que acompañan este proceso hasta que el niño se familiarice con la nueva realidad y pueda conocer, confiar, disfrutar, crecer.

Nosotros, los adultos, estaremos junto a él, convirtiéndonos en el puente de sostén y contención, mostrándole el mejor camino.

ANTE LOS OJOS DEL NIÑO, EL MUNDO SE PRESENTA INMENSO.

LA SEGURIDAD PARA CONOCERLO REPOSA EN LA PRESENCIA DE LAS PERSONAS QUE LO AMAN

 

  • Necesito un objeto (transaccional) que me acompañe: osito, almohada, prenda de mama para sentir el calorcito del hogar.
  • Mi horario de permanencia inicial será reducido, así tengo ganas de regresar al día siguiente.
  • Es importante que sea siempre la misma persona que me acompañe durante este periodo para sentirme afectivamente contenido.
  • No se olviden de proveerme de los elementos diarios personales, mamadera, vasito, pañales, toallitas…
  • Mis tiempos son diferentes y únicos por eso no se impacienten… ¡ya me voy a adaptar!
  • Comprendan mis manifestaciones físicas y emocionales sin angustiarse, el jardincito es muy lindo… pero todo es nuevo para mí.
  • Confíen en mis señoritas, ellas me van a mimar y cuidar.
  • No se demoren al retirarme, los estaré esperando cuando la seño me avise que me van a venir a buscar.
  • Lean siempre el cuaderno de comunicaciones así conocerán muchas de las cosas que hago que no les puedo contar con palabras.

Osito Dormilón.

Crecer y aprender jugando con amor.

Jardín Maternal. Villa María, Cba.